Una nueva oportunidad para compartir

Falta muy poco para que comiencen los preparativos de las fiestas, vacaciones escolares, compras extras, etc.

Los niños quedan libres. Tal vez podamos compartir con ellos todo el tiempo o tengamos que alternarlo con nuestras obligaciones laborales, tal vez podamos ir a la nieve o  a la playa, depende el pais donde vivamos, quedarnos en la ciudad y planear salidas especiales con ellos o todos en familia.

Nos encontramos aquí con esta nueva oportunidad para compartir, que se puede transformar en una nueva razón para sentirnos presionadas con una exigencia que nos agobia.

Queremos cumplir con todos a nuestro alrededor, queremos verlos felices, queremos hacer lo mejor, y la presión de todo lo que queremos, se torna en un sin fin de voces que nos agobian, gritando todos los: “tendrías que hacer esto”, “¿por qué no haces lo otro?” y reproches y expectativas que van más allá de lo que humanamente podemos abarcar.

Muchas veces estos niveles de exigencia que internamente nos martillan sin cesar, nos agotan y dejan exhaustas, mucho antes de comenzar a hacer lo que tenemos que hacer; se movilizan una serie de emociones que nos confunden y se tornan mucho más intolerantes y tenemos tanta demanda interna, que cuando los niños, el esposo, o el jefe nos piden algo más, explotamos.

Y luego, a raíz de esto, continúa la tarea autodestructiva y pasamos a culparnos, pues en realidad queremos ser excelentes en todo, pero no sabemos cómo encontrar ese punto medio, en el que podamos enfrentar lo que sea, fluyendo y sin sentir ese peso sobre nuestra espalda ni sentir esa angustia en la garganta, que oscila entre enojo permanente y resignación desganada que, en última instancia, no nos permite estar disfrutando ni felices con lo que tenemos, ¡ahora!

Si bien aquí comparto un caso extremo, es lo que escucho muy a menudo. Mujeres de todo estrato de la sociedad que se están autocastigando internamente. Lo que su mente les dice, las somete constantemente a una autoviolencia interna, emocional y mental, que se manifiesta de muchas maneras: depresiones, insomnios y ataques de pánico, son sólo algunas y se refleja en el entorno como conflicto en la pareja, falta de comunicación y miedos constantes por tratar de controlar a los hijos y encontrarse con las limitaciones propias, dependiendo de las edades y necesidades, que su estadio de crecimiento indica. El mundo al que ellos están expuestos en todas las áreas y los estímulos que reciben, la información y los peligros que sentimos que los acosan, nos paralizan sin saber que hacer, ni cómo responder o encontrar ese canal donde comunicarse y establecer un hilo conductor.

ESTAS FIESTAS pueden ser un buen momento para comenzar a sembrar nuevas relaciones, con nosotras mismas primero y como consecuencia, entre los que más queremos. Nos podemos enfocar en estos días compartidos, como un momento para proponernos formas de hacer las cosas diferentes y aquí propondré algunas que indudablemente conducirán a resultados diferentes; como siempre  digo , “para poder obtener cambios tenemos que hacer las cosas de manera diferente, si seguimos haciendo siempre lo mismo, los resultados también seguirán siendo siempre los mismos”:

– SENSIBILIZARNOS en relación a la familia, a la naturaleza y a nuestro entorno. Una buena forma de hacer esto es enfocarnos en APRECIAR Y AGRADECER por las pequeñas cosas que compartimos, lo bonito de la naturaleza, la risa compartida porque sí, animándose a hacer algo que, tal vez, no hacemos hace mucho con los hijos; sorprenderlos con una pequeña aventura compartida que dejará un recuerdo de un momento juntos, y no necesitas gastar dinero para este tipo de aventuras. Usa la imaginación o pregúntales. Siempre planificamos alrededor del consumo y tenemos una maravilla natural rodeándonos a cada paso, a veces lo más maravilloso lo tenemos tan cerca que no nos damos cuenta que está ahí. Puedes hacer tantas cosas! ¿recuerdas lo que te maravillaba cuando eras niña…? ¿recuerdas como te quedabas embelesada observando algo y estabas un 100% presente allí? ¿Qué es esta capacidad que tienen los niños y que hemos perdido? Generalmente los incorporamos a ellos a formas de diversión adulta y tal vez hay algo mucho más simple que nos puede unir.

Y cuando hacemos ésto, nos conectamos con ellos emocionalmente sin distancias, sin miedos, sin ideas, sin máscaras sino con el más profundo amor que fluye entre nosotros así, porque sí. Notaremos que cuando nos enfocamos en apreciar y agradecer, el amor fluye con más naturalidad en su expresión.

En nuestros días como profesionales y trabajadoras del área que sea podemos aplicar esto también, esa vulnerabilidad para sentir lo que nos ocurre y responder a nuestras necesidades internas sin estar cargando con el estrés que nos autoinflingimos sumado al estrés que nos impone nuestra sociedad, y las diferentes alternativas que tenemos para enfrentar y resolver las crisis externas que se agregan a lo personal.

En tiempos de crisis es necesario mantenernos fluyendo, flexibles, conectadas con lo más básico y esencial para poder de esta manera estar claras y alertas en los pasos de cambio a dar y para elegir entre las alternativas que podemos optar, aquellas que nos den las mayores satisfacciones.

¿A qué se debe nuestra falta de claridad para decidir, para elegir y dar los pasos que queremos? Al MIEDO. Los miedos están grabados en nosotros. Los miedos están como entretejidos en nuestro interior y nos dominan, empujan y frenan de acuerdo a lo que ellos digan. ¿Por qué? El PASADO nos pesa con la experiencia que ha dejado impresa y el miedo a repetirlo es como una gran alarma que está sonando todo el tiempo. Eso es lo que escuchamos, la señal de alerta permanente que no nos permite ni ver ni sentir ni elegir lo nuevo, por miedo a que sea como el pasado. Nuestros miedos y frustraciones las proyectamos en nuestros hijos, pues no queremos que ellos vivan lo que nosotros vivimos pero entonces, no les dejamos vivir. Lo mismo ocurre con la pareja; proyectamos lo que nosotros pensamos o sentimos como si fuera verdad. Esto ahoga a quienes están a nuestro alrededor, y cuando te veas haciendo esto, ¡PARA!…¡PARA! Conéctate con tu corazón, siente… tu corazón tal vez palpita fuerte… pregúntate…¿qué es lo que en este momento está sucediendo que es tan terrible? siente, tal vez tu mente te trae un montón de ideas de miedos, pero que no son de ahora. Enfócate ahora…y verás como todo lo que te viene es algo pasado.

O te saltas al FUTURO… qué tal si ahora sucede esto, qué será más adelante cuando crezca, o cuando termine la escuela, o cuando no tenga el dinero para, y sí… y escucharás un panorama aterrador que es la proyección de la experiencia pasada sobre la futura. ¿Qué es lo que esto está logrando? ¡te está impidiendo vivir éste momento, te impide vivir el AHORA, el PRESENTE! Es en el presente donde la vida en realidad está sucediendo. Este momento con tus hijos, es único, este compartir es único, realmente enfocarte en lo que sienten compartido ahora es único, y verás que mientras más consolidas y crece tu relación con el “ahora”, empezarás a sentir una confianza que va nutriendo tu sentir interior y comienza a guiarte más claramente; que forjará una relación de confianza contigo misma y con ellos, contigo misma y tu pareja, contigo misma y tu entorno laboral. Verás que el “ahora” se transforma en un jardín fértil donde, en estas vacaciones, comenzarás a plantar esas semillas cuyas flores y frutos crearán tu lugar de recreación, colorearán tu calidad de vida y darán amparo a cualquier sentir, proveyéndote del descanso que crecerá y brindará una nueva sabiduría a tu experiencia de vida, y esta es la sabiduría de tu verdad interior, la que da el escuchar al propio corazón.

Isha autora de ¿POR QUÉ CAMINAR SI PUEDES VOLAR?

3 comentarios para “Una nueva oportunidad para compartir”

  • Vivi says:

    Gracias Lauri!!!
    Te quiero
    Besitos

  • maría Laura says:

    Como siempre….MUCHAS GRACIAS !!!!! Maravilloso!!! bendiciones a granel!!!!!!!

  • Dany says:

    Hola Vivi

    Muy claras e iluminadoras las palabras de Isha sobre esta oportunidad de compartir en vacaciones , un momento en que queremos disfrutar todo lo que no hicimos durante el año …
    Me encanto , Gracias por compartir esta valiosa Guia para estas vacaciones .
    Besos querida Amiga
    Dany

Deja un comentario

Descubre Tu Pasión Más Profunda

Completa el formulario con tus datos a donde te enviaré el video

PNL
Escuela Superior de PNL
Nos Comunicamos en Facebook?
Burlar Al Diablo
Trabaja Desde Casa
Para la Mujer
Etiquetas del Sitio
You Tube